CHILDREN COLLIDE: Uh Oh – THE WHITE STRIPES: Seven Nation Army

LA POSIBLE COPIA

 

CHILDREN COLLIDE: Uh Oh

 

“Uh Oh” es una canción del grupo australiano Children Collide incluida en su cuarto álbum de estudio, Time Itself, disco que se publicará el viernes 27 de agosto de 2021 a través de la compañía discográfica Spinning Top Records.

 

Según el grupo, “Ryan [Caesar, el baterista] y yo [Johnny MacKay, vocalista y guitarrista] estábamos caminando por un parque en Melbourne a principios de 2019 discutiendo esas progresiones de acordes inmediatas que ocurren en las canciones de rock clásico cuando dijo: ‘Creo que tengo algo en realidad’.

 

Al día siguiente me envió el riff principal de “Uh Oh”. Aparte de lo obvio de Blur / White Stripes que está en la canción, hay guiños a The Stooges, GOD, Prince e incluso a nuestros amigos Pond por ahí, aunque sea menos evidente. Mi parte favorita es cantar la frase ‘Como un emú rascando en el interior de mi mente'».

 

Dirigido por la nueva bajista Chelsea Wheatley, el video captura de manera clara la intensidad en vivo y la química innegable de Children Collide. “Mi objetivo al idear el video era mostrar tanto la parte estúpida como la seriedad de la canción en un solo plato (con un estilo y una apariencia alucinante)”.

 

Grabado por Loren Humphrey en los estudios Diamond Mine & Stockholm Syndrome en la ciudad de Nueva York, Time Itself, el cuarto álbum de estudio de Children Collide será un disco de rock complejo y provocativo que explora espectros más amplios en su sonido.

 

La versatilidad y la libertad musical siempre han sido el modus operandi de la banda. Es por eso que a Mackay le encantaba tocar con la banda en un principio y por lo que finalmente volvió a grabar con el grupo. “Los álbumes de Children Collide siempre son como 12 puntos de un reloj o una brújula”, dice. “Más una entidad completa de 360 grados que una sola historia. Exploración en todas las direcciones «.

 

EL ORIGINAL

 

THE WHITE STRIPES: Seven Nation Army

 

Como se puede comprobar al escucharla, “Uh Oh” del grupo australiano Children Collide recuerda al tema clásico de The White Stripes “Seven Nation Army, canción editada como single el 7 de marzo de 2003 por la compañía XL Recordings.

 

Tras White Blood Cells, The White Stripes eran ya la banda más relevante del rock en 2003 cuando editaron Elephant, el disco que hablaba de la muerte de la caballerosidad y el cariño y que contenía “Seven Nation Army”, la canción con la que siempre se les identificará.

 

Grabado en los estudios analógicos Toerag de Londres, en un corto espacio de tiempo -con lo que se convertiría en uno de los discos más rentables de la historia- y con sólo micrófonos, piano, batería y guitarras, su título era una metáfora que representa cómo se veía el grupo en la vida real: dos personas dentro de una única criatura (siempre de riguroso blanco, negro y rojo), con la personalidad del elefante, majestuoso y poderoso, pero también delicado, inocente, enfadado y torpe.

 

Héctor Sánchez, en la edición del de la publicación Efe Eme, daba más datos sobre la canción: “En plena Revolución industrial, el pastor metodista William Booth, junto a su esposa, Catherine Booth, fundó en 1865 un movimiento evangélico con la intención de llevar el mensaje a pobres, alcohólicos, drogadictos y demás personas excluidas de la sociedad británica. Con el paso del tiempo, después de varios nombres previos y tras estructurarse de forma casi militar, Booth decidió denominar al movimiento como el Ejército de Salvación (The Salvation Army). Más adelante, en el siglo XX, cada vez que el pequeño John Anthony Gillis escuchaba el nombre de “The Salvation Army”, lo que él oía era “Seven Nation Army”; tendría que crecer para darse cuenta que aquella “armada de siete naciones” no era más que un malentendido. Ya convertido en Jack White, el músico pensó que detrás de aquel error de pronunciación infantil había un posible título de canción.

 

Ahora que tenía un título, necesitaba el contenido. Después de sus tres primeros álbumes, la popularidad de los White Stripes iba en aumento, algo que estaba muy bien pero que, al mismo tiempo, era un arma de doble filo. Con la canción, Jack White quería criticar los chismorreos que surgían en torno a ellos y quejarse del precio de la fama: “(El protagonista del tema) se siente tan mal que abandona la ciudad, pero se siente tan solo que vuelve. La canción trata sobre los cotilleos. Es sobre mí, Meg y la gente con la que estamos saliendo”.

 

Sin embargo, antes de escribir la letra, Jack tenía preparada la parte que haría más conocida a la canción. Durante una prueba de sonido para un concierto en Melbourne, Jack White jugaba con su guitarra y consiguió un sonido pegadizo: “Hay un empleado aquí, en Third Man Records, que se llama Ben Swank, y estaba con nosotros de gira en Australia cuando escribí la canción durante la prueba de sonido. Yo la estaba tocando para Meg y él pasó y le dije: ‘Swank, escucha este riff’. Y dijo: ‘Está bien’”. Pero ese riff no solo “estaba bien”, estaba muy bien. White había conseguido un ritmo genial, un riff tan bueno que él imaginaba que podría servir para una canción que abriera una película de James Bond. Pero como pensó que nunca le pedirían que compusiera un tema para el agente 007, decidió emplearlo para los White Stripes. Irónicamente, habría que esperar a 2008 para que Jack White compusiera una canción para la vigesimosegunda película de Bond, Quantum of Solace (Marc Forster). “Another way to die”, interpretada por Jack junto a Alicia Keys, no es de los mejores temas de la saga del espía más seductor con licencia para matar. ¿Qué hubiera sucedido si White se hubiera reservado aquel riff para entonces? Pues que los White Stripes hubieran perdido la oportunidad de grabar su canción más popular.

 

El riff de “Seven nation army” parece interpretado por un bajo, pero el dúo no solía emplear este instrumento. En realidad, este efecto está producido por una guitarra semiacústica del estilo de los años cincuenta mediante un pedal que bajaba una octava. El tema está incluido en el cuarto álbum del grupo, Elephant, publicado en 2003. Un trabajo que contaba con hasta seis portadas diferentes dependiendo de si era una edición en cedé, en elepé, estadounidense o británica. Tanto la canción como el disco, excepto “I just don’t know what to do with myself”, fueron grabados en los estudios Toe-Rag, que contaban con una reliquia anterior a los sesenta como equipo de grabación, una joya analógica de ocho pistas. Para despejar dudas, la cubierta del álbum dejaba claro que el trabajo se había grabado de manera casi artesanal: “No se ha empleado ningún ordenador durante la composición, la grabación, la mezcla o la masterización de este disco”. El disco comenzaba con “Seven nation army”, que también sirvió como primer single, sin embargo, el sello discográfico prefería que el single fuera “There’s no home for you here”. Fue la insistencia de Jack el motivo por el que “Seven nation army”, con “Good to me” como Cara B, se convirtió en el primer sencillo.

 

Con el paso del tiempo, “Seven nation army” ha ganado un significado que nada tiene que ver con la canción, al convertirse en un himno futbolero. Se considera que los primeros en utilizarla fueron los hinchas de Brujas. El 22 de octubre de 2003, unos aficionados del equipo belga escucharon la canción en un bar de Milán antes del comienzo del partido y se quedaron con la melodía. El modesto equipo belga, el Club Brujas, se enfrentaba al A. C. Milan y estos aficionados celebraron su inesperada victoria ante el gigante italiano por un gol a cero coreando la canción que habían escuchado antes del partido. Los belgas se volvieron a casa satisfechos con el resultado y con un himno no oficial nuevo. El 15 de febrero de 2006, el club A. S. Roma viajó hasta Brujas y el equipo italiano no solo ganó a los belgas por dos goles a uno, sino que además se quedó también con la canción que entonaban los aficionados de Brujas. Al capitán del equipo italiano, Francesco Totti, le gustó cómo sonaba aquella melodía, aunque no sabía que era un tema de los White Stripes: “No había escuchado la canción antes de entrar en el campo de Brujas. Desde entonces, no puedo quitarme de la cabeza el ‘po po po po po poo pooo’. Sonaba fantástico y la multitud estaba metida de lleno en ella. Después me fui corriendo a comprar uno de los álbumes de la banda”. Aunque, al igual que el jugador, muchos de los que tarareaban la canción a pleno pulmón no tenían ni idea de quiénes eran dúo de Detroit, a Jack White le entusiasmó el nuevo significado del tema: “Me honra que los italianos hayan adoptado esta canción como suya… No hay nada más bonito que la gente acoja una melodía y permita que entre en el panteón de la música popular. Como compositor es algo imposible de planear, sobre todo en estos tiempos. Me encanta que la mayoría de las personas que la corean no tengan ni idea de dónde viene. Eso es la música popular”.

 

Pero aparte de ser un tema machacado por hordas de fanáticos enfervorecidos con ganas de goles que, muchas veces, no serían capaces ni de decir el título, “Seven nation army” también tuvo otro significado espontáneo durante la Primavera Árabe en Egipto, como declaró la periodista egipcia Mona Elthahawy: “Cada vez que oigo los versos iniciales, “I’m gonna fight them off, a seven nation army couldn’t hold me back” (“Voy a luchar contra ellos, una armada de siete naciones no podrá pararme”), me lleva a Egipto, donde la gente… Nunca he visto nada igual. Literalmente, nada puede pararles. Mubarak corta internet, corta el sistema de ferrocarril, corta prácticamente todo el país y aun así no se paran. Es hermoso”.

 

Ya sea como un improvisado himno futbolero o como una arenga a favor de la libertad, con “Seven nation army” los White Stripes consiguieron el que, posiblemente, es el riff más conocido de la primera década del siglo XXI”.

 

Esta sería la traducción de su letra:

“Me pelearé con todos ellos
Un ejército de siete naciones no me podría retener
Lo arrancarán
Tomándose su tiempo por mi espalda

Y hablo solo por la noche
Porque no puedo olvidar
Atrás y adelante por mi memoria
Tras un cigarro
Y el mensaje que sale de mis ojos
Dice déjalo

No quiero oírlo
Todos y cada uno de ellos tiene una historia que contar
Todo el mundo lo sabe
Desde la Reina de Inglaterra hasta los Sabuesos del Infierno

Y si lo pillo volviendo hacia mí
Te voy a dar tu merecido
Y no es lo que quieres oír
Pero es lo que haré
Y el sentimiento que viene de mis huesos
Dice búscate un hogar

Me voy a Wichita
Lejos de esta ópera eterna
Voy a usar la pajita
Hacer que el sudor gotee de cada poro
Y estoy sangrando, y estoy sangrando, y estoy sangrando
Ante mi Señor
Y todas mis palabras serán sangradas por mí
Y no cantaré más
Y las manchas de mi sangre
Me dicen vete a casa”.

 

¿Crees que se parecen?
[Total: 1 Media: 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.