Índice alfabético

CHRISTINA Y LOS SUBTERRÁNEOS: Señorita – PABLO MILANÉS: Yolanda

LA POSIBLE COPIA

 

 

CHRISTINA Y LOS SUBTERRÁNEOS: Señorita

 

 

En el disco de 1991 Qué me parta un rayo aparecían canciones como “1000 pedazos”, “Voy en un coche” o “Pulgas en el corazón”, además de “Señorita”. Se trataba del primer álbum en solitario de Christina Rosenvinge junto a su banda Los Subterráneos tras dejar atrás el pop más naif de Álex & Christina.

 

 

En aquel proyecto, Christina Rosenvinge no se sentía cómoda y no tenía espacio para publicar canciones con sus letras. Entre los compositores de Qué me parta un rayo se encontraban Pancho Varona, Antonio García de Diego o el escritor Ray Loriga, pareja de Christina entonces y autor de “Señorita”.

 

 

Esta era su letra:

 

“Dices que la suerte no para en tu portal,
que lo Dios te da Dios te lo quita,
Y sé que no es tu fuerte, pensar en los demás
ya no me das pena, señorita

Dejaste que aquel tipo cantase su canción
Pero no te pareció bonita
Guardas las caricias en el congelador
Ya no me das pena, señorita
Ya no me das pena, señorita

Juegas con los hombres a colocado y ganador
Y mezclase whisky con agua bendita
Están abriendo bares junto a tu corazón
Ya no me das pena, señorita
Ya no me das pena, señorita

Cuéntale a tu madre si es que dejas de llorar
Que hasta las farolas tienen miedo de tu sombra
cuando sale a pasear.

Te han visto naufragando
y haciendo de faquir
Donando sangre a la puerta de misa
Tragándose las vías del ferrocarril
Ya no me das pena, señorita
Ya no me das pena, señorita
Ya no me das pena, señorita”.

 

 

EL ORIGINAL

 

PABLO MILANÉS: Yolanda

 

 

Tal y como asegura Jordiasturies en el apartado de esta web destinado a proponer parecidos entre canciones, “Señorita” de Christina y Los Subterráneos recuerda en su melodía a “Yolanda”, canción de Pablo Milanés.

 

 

Pablo Milanés compuso Yolanda en 1970, en un espacio de tiempo entre 20 minutos y una hora, en un momento de inspiración y arrebato creativo. La destinataria de la canción, Yolanda Benet, de Cienfuegos (en concreto de La Perla del Sur), fue la primera esposa de Pablo y madre de sus tres primeros hijos Lynn, Liam y Suylen.

 

 

Así relataba la destinataria cuando la escuchó por primera vez: “Para una mujer recién parida, lactando, el hecho de que se aparezca Pablo con una canción como esa me paralizó. Pero sobre todo porque él supo unir muchas cosas que teníamos en común, códigos, símbolos, y todo aquello lo trasmitió a través de una canción aparentemente tan sencilla.

 

 

Algo curioso es que ni él ni yo mencionamos la posibilidad de grabarla alguna vez, era íntimo, un secreto de ambos. La canción empezó a trascender en el ICAIC [Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos], los músicos, los directores, y además le hicieron un arreglo maravilloso; se grabó enseguida en el propio ICAIC, lo estrena Pastor Vega en un documental y Pablo empezó a cantarla en los conciertos. En los primeros años no tuvo esa repercusión que tiene hoy. Ahora es un himno. Él me cuenta siempre que ha tratado de quitarla del repertorio, tiene cosas nuevas, canciones que bien pueden estar en su lugar, pero no ha podido nunca, porque la gente no lo deja.

 

 

Se fue de todo pronóstico, no creo que él pensó nunca que esa obra iba a trascender tanto, a mantener su vigencia a pesar de los años que tiene; a pesar de lo que hemos vivido los dos después; porque sí hicimos nuestras vidas posteriores y hemos sido felices cada quien en su historia. Yo creo que fue hecha con su inmenso talento y con tanta verdad y tal sentimiento, con tanto amor en su momento, creo que es lo que hace que trascienda día a día”.

 

 

Esta es su letra:

 

“Esto no puede ser no más que una canción;
quisiera fuera una declaración de amor,
romántica, sin reparar en formas tales
que pongan freno a lo que siento ahora a raudales.
Te amo,
te amo,
eternamente, te amo.

Si me faltaras, no voy a morirme;
si he de morir, quiero que sea contigo.
Mi soledad se siente acompañada,
por eso a veces sé que necesito
tu mano,
tu mano,
eternamente, tu mano.

Cuando te vi sabía que era cierto
este temor de hallarme descubierto.
Tú me desnudas con siete razones,
me abres el pecho siempre que me colmas
de amores,
de amores,
eternamente, de amores.

Si alguna vez me siento derrotado,
renuncio a ver el sol cada mañana;
rezando el credo que me has enseñado,
miro tu cara y digo en la ventana:
Yolanda,
Yolanda,
eternamente, Yolanda”.

 

 

CHRISTINA Y LOS SUBTERRÁNEOS: Señorita – PABLO MILANÉS: Yolanda
Vota el parecido

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>