JULIO IGLESIAS: Gwendolyne – LOS DALI: Tú vendrás cualquier tarde

LA POSIBLE COPIA

 

JULIO IGLESIAS: Gwendolyne

 

“Gwendolyne” es una canción del cantante español Julio Iglesias que se editó como single en 1970 por parte de la compañía discográfica Columbia y que contó con los arreglos y la dirección musical en la grabación de Benito Lauret.

 

La canción fue la elegida por España para participar en el Festival de Eurovisión de 1970, quedando clasificada en el cuarto puesto del certamen. En ese mismo año, el cantante la incluiría en segundo disco homónimo.

 

Esta sería la traducción de su letra:

“Tan dentro de mí
aún llevo el calor
que me hace sentir
aún llevo tu amor
tan dentro de mí
que aún puedo vivir
muriendo de amor
muriendo de ti.

Como buscan las olas
la orilla del mar
como busca el marino
su puerto y su hogar
yo he buscado en mi alma
queriéndote hallar
y tan solo encontré mi soledad.

Y a pesar que estás lejos
tan lejos de mí
a pesar de otros besos
quizás Gwendolyne
aún recuerdes el tiempo
de aquel nuestro amor
aún te acuerdes de mí.

Y aún recuerdo aquel ayer
cuando estabas junto a mí
tú me hablabas del amor
y aún podía sonreír
y aún recuerdo aquel ayer
y ahora te alejas de mí.

Le he pedido al silencio
que me hable de ti
he indagado en la noche
queriéndote oír
y al murmullo del viento
le he oído decir
tu nombre, Gwendolyne”.

 

EL ORIGINAL

 

LOS DALI: Tú vendrás cualquier tarde

 

Como es fácil comprobar al escuchar ambas canciones, “Gwendolyne”, de Julio Iglesias, recuerda a “Tú vendrás cualquier tarde” del grupo Los Dali, compuesta por Fernando Sánchez Barroso, la poetisa malagueña Eloisa Sánchez Barroso y su hermana María Sánchez Barroso.

 

Aunque compuesta anteriormente, la canción apareció editada en 1974 como cara B del single “Desesperanza” del grupo Los Dali. Con este título se presentó al Festival Internacional de la Canción de Málaga en 1969. El año anterior, sus autores la habían presentado al Festival de Benidorm con el título de “Crisol de paz”.

 

De hecho, Fernando Sánchez Barroso presentó una demanda por plagio, como se puede comprobar en el archivo digital en la red del diario La Vanguardia, del 29 de abril de 1970, donde se da cuenta de la interposición de la demanda contra Julio Iglesias y la editora “Notas mágicas, S.A.”, y del 24 de enero de 1971, donde se informa de que el juicio ha quedado visto para sentencia.

 

En la demanda se argumentaba que la estructura, tema, estribillo, variación de tema y estribillo eran idénticas entre ambas canciones. En la misma se solicitaba “Que se avengan a reconocer que la frase musical de ambas consta de ocho compases, y que en ambas la frase se repite; variando e! último compás coinciden las armonías y sucesión de éstas, salvo en el compás quinto, en que, al modificar el diseño melódico, se introduce la armonía de tónica.

 

Que se avengan a reconocer que coinciden notas melodiosas situadas en los tiempos fuertes y que el motivo del tema, que se expone en el primer compás, y se repite en el tercero, son, melódicamente, idénticos, si bien los valores métricos están cambiados, siendo estos compases, según teoría más admitida, los que componen la esencia del tema”.

 

La información del 24 de enero señala que “La demanda dice que el señor Sánchez Barroso compuso en 1966, años antes de que existiera “Gwendolyne”, una partitura de la que es plagio la citada; que la original fue presentada al Festival de Benidorm. en 1968, con el título “Crisol de paz”, y al Festival da la Canción de Málaga, en 1969, titulada “Tú vendrás cualquier tarde” sin. que se clasificara; que esto lo acreditan das actas notariales y cintas magnetofónicas, depositadas en el protocolo del notario de Madrid don Luis Ramos Gómez y en el Ayuntamiento de Málaga.

 

Contiene la demanda, en apoyo de su tesis, datos técnicos musicales, y dice que, si bien el señor Sánchez Barroso advirtió el plagio de su canción al ser seleccionada “Gwendolyne” para representar a España en el Festival de Eurovisión, no quiso entonces entablar “la acción promovida ahora, para no dañar los intereses nacionales y estatales entonces en juego.

 

Y solicita la demanda que los demandados sean condenados a indemnizar al demandante en una cantidad igual al importe total de los derechos que. hayan percibido y que puedan percibir en el futuro por “Gwendolyne”, ya que el cantante tiene convenio con «Notas Mágicas» pare la edición y difusión de la pieza musical.

 

Los demandados contestan que las acusaciones de plagio suelen surgir cuando una obra tiene éxito, pero que en muy raras ocasiones el plagio puede probarse, sobre todo si se trata de obras musicales, puesto que varios compositores pueden coincidir en una inspiración, pero no en el desarrollo, sin que tengan conocimiento de las supuestas plagiadas; que es muy raro que el demandante no pensara en el plagio hasta después de que la canción del señor Iglesias fuera seleccionada por Televisión Española, a pesar de que la suya había sido rechazada en dos festivales y que las actas notariales no acreditan el plagio. El asunto quedó visto para sentencia”.

 

¿Crees que se parecen?
[Total: 8 Media: 4.8]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.