KING CRIMSON: I Talk to the Wind – MARCOS VALLE: Homem do meu mundo

KING CRIMSON: I Talk to the Wind – MARCOS VALLE: Homem do meu mundo

LA POSIBLE COPIA

 

KING CRIMSON: I Talk to the Wind

 

“I Talk to the Wind” era una de las canciones incluidas en el disco In the Court of the Crimson King, concretamente la segunda del álbum editado por la compañía Atlantic el 12 de octubre de 1969 y que contaba con la producción del propio grupo, King Crimson.

 

King Crimson fue producto de un desengaño. Se concibió el 15 de noviembre de 1968 en la cocina de la vivienda situada en el número 93a de Brondesbury Road (Londres), en una reunión entre Robert Fripp y Michael Giles que siguió a una sesión desastrosa de su anterior encarnación –Giles, Giles & Fripp– para la discográfica Decca. La tercera pata de la formación, Peter Gilles, ya los había dejado por aquel entonces para convertirse en programador de ordenadores y, poco después, en abogado.

 

Atrás quedaban 15 meses de fracasos continuos y luchas sin ningún resultado: no podían conseguir ni un solo concierto y las ventas mundiales de su debut (The Cheerful Insanity of Giles, Giles & Fripp) no llegaban a las 600 copias, algo que certificaba la primera declaración de derechos de autor que recibieron en la que constaban 40 copias vendidas en Canadá y 1 en Suecia. En consecuencia, se imponía un cambio drástico.

 

El 13 de enero nacía oficialmente un nuevo proyecto suyo en el sótano del Palacio Fulham (Inglaterra), donde ensayaron por primera vez. Diez días más tarde, tras varias deliberaciones, acordaban un nombre: King Crimson (Rey Carmesí).

 

En febrero uno de los responsables de Island, Muff Winwood (hermano de Steve Winwood), asistía a sus ensayos. No obstante, no dieron su primer concierto en directo hasta el 4 de abril de ese año, concretamente en el Club Speakeasy de Londres.

 

Los siguientes meses fueron vertiginosos: en junio estaban ya grabando su debut con Tony Clarke, productor habitual de, entre otros, The Moody Blues. Jimi Hendrix dijo de ellos que “son la mejor banda del mundo”. John Peel les grabó una sesión para la BBC. Tras setenta conciertos en nueve meses, y después de una actuación en el Filmore West de San Francisco el 14 de diciembre, Michael Giles y Ian McDonald decidían abandonar el grupo. La primera etapa de la banda terminaba de forma abrupta.

 

En ese tiempo grabaron ese disco seminal que se convirtió en un clásico instantáneo, para bien y para mal. Su abigarrado contenido musical fue una de las piedras fundacionales de no uno sino varios movimientos musicales, entre ellos el rock progresivo, el jazz-rock, el art-rock o el heavy metal.

 

Su influencia musical llegó incluso a músicos como Pete Townshend, guitarrista y principal compositor de The Who, quien definió aquel álbum como “una obra maestra extraordinaria”, algo que el grupo aprovechó en sus notas de prensa.

 

Por si su contenido no captase lo suficiente la atención de crítica y público, el álbum venía envuelto en una cubierta única que no pasó desapercibida entonces y que nadie puede olvidar una vez la ha visto –de nuevo para bien y para mal–, ya que se ha convertido en la imagen más definitoria del grupo de todas las que produjeron en su carrera.

 

Esta sería la traducción de su letra:

“Le dijo el hombre honesto al hombre muerto
¿Dónde has estado?
He estado aquí y he estado allá y he estado en medio…

Le hablo al viento
Mis palabras se las lleva
Le hablo al viento
El viento no oye
El viento no puede oír

Yo estoy desde afuera mirando adentro
¿Qué es lo que veo?
Mucha confusión, desilusión
A mi alrededor

Le hablo al viento
Mis palabras se las lleva
Le hablo al viento
El viento no oye
El viento no puede oír

Tu no me posees
no me impresionas
Solo giras mi mente
No puedes instruirme o conducirme
Solo usas mi tiempo

Le hablo al viento
Mis palabras se las lleva
Le hablo al viento
El viento no oye”.

 

EL ORIGINAL

 

MARCOS VALLE: Homem do meu mundo

 

Tal y como señala Paco en el apartado de esta web destinado a proponer parecidos entre canciones, “I Talk to the Wind” de King Crimson recuerda a la canción “Homem do meu mundo” de Marcos Valle, que contaba con la producción de Milton Miranda.

 

El tema apareció incluido en su álbum de 1968 Viola enluarada, un trabajo que se convirtió en un gran éxito en toda Sudamérica gracias al impulso del single y canción que le daba título, que contaba con la voz de un joven Milton Nascimento.

 

Marcos Valle y su hermano Paulo Sergio Valle coescribieron la canción “Homem do meu mundo”, que cuenta los arreglos de Dori Caymmi, una labor que en otros cortes del disco recae en Eumir Deodato, Oscar Castro Neves o Antônio Adolfo.

 

Esta sería la traducción de su letra:

“Hombre de mi mundo, mira un segundo
Dame un momento tu pensamiento
Mira la realidad o será demasiado tarde
nunca habrá paz

Sé que en verdad la realidad
es que todos ven con tristeza
Que nuestra tierra solo vive en guerra
Tienes razones para no creer

Pero no puedes olvidar
Que para esto es el amor
Y que en tus manos está cambiar al fin
todo lo que es malo

Donde hay un llanto, coloca un rincón
Donde hay memoria de esperanza
Donde solo hay muerte, la suerte gira
Con amor, solo amor”.

 

¿Crees que se parecen?
[Total: 1 Media: 5]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.