MÄGO DE OZ: Para ella – FERNANDO UBIERGO: Cuando agosto era 21

LA POSIBLE COPIA

 

MÄGO DE OZ: Para ella

 

“Para ella” es una de las canciones incluidas en el disco recopilatorio The Best Oz editado por el grupo de folk metal español Mägo de Oz en diciembre de 2006 a través de la compañía discográfica DRO Atlantic en colaboración con Locomotive.

 

El disco incluye regrabaciones de temas antiguos de la banda junto a rarezas como esta, en concreto una canción que aparece en su versión maqueta de 1990. La canción aparecía como compuesta por el baterista Txus di Fellatio y el primer vocalista de la banda, Juanma Lobón.

 

Esta es su letra:

“Se escondía en los viejos
pilares de la escuela
para esconder al niño
que pronto iba a llegar

Fue difícil esconder en un pobre delantal
los tres meses, de más

Y se fue a ver al cura que le dijo era pecado
y luego a un abogado le habló de lo ilegal
mientras el profe de ciencias le hablaba de la inconsciencia
de la juventud actual

Los que juzgan sin sentido
el amor y el dolor
y en el vientre más latidos
que su pobre corazón

El amor y el dolor
y en el vientre más latidos
que su pobre corazón

Cuando agosto era 21 la encontraron boca arriba
con la mirada perdida y su viejo delantal
y en el bolso del colegio dibujado un corazón

y una frase que decía tú y yo, tú y yo
tú y yo, tú y yo, tú y yo”.

 

EL ORIGINAL

 

FERNANDO UBIERGO: Cuando agosto era 21

 

Tras editarse el disco de Mägo de Oz, el cantante chileno Fernando Ubiergo demandó al grupo español por entender que “Para ella” era un plagio de su canción “Cuando agosto era 21”, publicada en single en el año 1978.

 

La publicación Emol del 13 de julio de 2007 daba cuenta de este juicio: “Fin de la historia que resonó durante este verano con protagonistas de distinta naturaleza: el cantautor chileno Fernando Ubiergo y el grupo español de rock metalero y pelilargo Mägo de Oz. Los españoles finalmente reconocieron que la letra de la canción «Cuando agosto era 21» pertenece al chileno y que ellos utilizaron en una pieza propia llamada «Para ella».

 

Legalmente los músicos de Mägo de Oz reconocieron la autoría, lo que en términos reales significaría lo mismo que reconocer el plagio. La defensa legal de Ubiergo, a cargo del profesor español Alberto Bercovitz, informó hoy que se alcanzó un acuerdo satisfactorio para el autor chileno, que pone término al juicio iniciado por Ubiergo en el sexto tribunal Mercantil de Madrid, en contra del líder del Grupo Mägo de Oz, Txus di Fellatio, y de la Compañía Dro Atlantic, una compañía Warner.

 

El cantante se manifestó satisfecho con el acuerdo. «Se termina una cuestión muy ingrata, que es estar en una situación contendiosa con músicos, pero no tenía más alternativa. Ahora no quedan cosas pendientes. Me siento tranquilo y valoro el reconocimiento de ellos», dice.

 

Los términos específicos del acuerdo no fueron comunicados, pero Ubiergo explica que «Debían cumplirse algunas condiciones: reconocimiento formal de la autoría de la canción, que se inscriba allá a mi nombre; también la autorización de mi parte para que la obra se adapte; y el pago de todas las regalías por derechos de autor, ventas, etc.»

 

Esta es su letra:

“Se ocultaba en los pilares de los viejos pasadizos
para esconder el hijo que pronto le iba a llegar
fue difícil esconder en un pobre delantal
los tres meses de más

Y salía del colegio con un siete en la libreta
y en el vientre una cometa que pronto querrá volar
y se iba a caminar, y se iba a preguntar
por las calles sin final

Y se fue a donde un cura quien le dijo era pecado
y muy pronto un abogado le hablo de lo legal
y fue el profesor de ciencias
quien hablo de la inconsciencia
de la juventud actual, de la juventud actual

Los que juzgan no ha sentido el amor,
el dolor,
y en el vientre unos latidos
y se enredan en prejuicios
y el amor se quedó en unos cuantos latidos

Y sobraron los consejos que le hablaban de pastillas
de una vieja mujercilla que el trabajo lo hace bien
no faltó la buena amiga, esa amiga entre comillas
que le dio una dirección

Y salió desde el colegio en una fría mañana
cuando la vieja campana aun no daba su talán,
mientras el profe de ciencias hablaba de la inconsciencia de la juventud actual.

Cuando agosto era 21 la encontraron boca arriba
con la mirada perdida y su viejo delantal
y en el bolso del colegio dibujado un corazón
que decía tú y yo, que decía tú y yo…

Los que juzgan no han sentido el amor,
el dolor,
y en el vientre unos latidos
y se enredan en prejuicios
y el amor”.

 

¿Crees que se parecen?
[Total: 3 Media: 5]

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.