NACHO VEGAS: La vida manca – BLAZE FOLEY: Clay Pigeons

LA POSIBLE COPIA

 

NACHO VEGAS: La vida manca

 

“La vida manca” era una de las canciones incluidas en Resituación, el disco de Nacho Vegas publicado en 2014 con la compañía discográfica Marxophone y que fue grabado en el estudio de Paco Loco en El Puerto de Santa María en los últimos meses de 2013.

 

Abraham Boba, Manu Molina y Luis Rodríguez, colaboradores habituales del músico, y Joseba Irazoki, nueva incorporación a la banda, fueron los músicos que trabajaron en la grabación de este álbum, mezclado por César Verdú en los Estudios Reno, en Madrid, con la asistencia de Luca Petricca.

 

Colaboraron también Maite Arroitajauregui, de Mursego, el Coro de Ladinamo y el Patio Maravillas y el aragonés Javier Mas, guitarrista que acompañaba habitualmente en directo a Leonard Cohen. El diseño de la portada fue obra de la diseñadora Cristina Carrascal.

 

Esta es su letra:

“Amanecí con la única certeza de que hoy iba a morir
Tres noches de insomnio, sabía que esto iba a ocurrir
Y salgo a la calle y siento unas ganas horribles de destrozar
Algo que no sea frágil, que me pueda mancar
Vi una pared, fui a por ella
Y al tercer cabezazo ya sentí brotar la sangre de mi nariz
Chillé mirando hacia las nubes, no creeréis lo que vi
Una valla enorme y en ella la cara sonriente del desagraciao
Que permitió que echaran de su casa a Conchita y a Ladislao
Y a otros cincuenta vecinos
Y así me puse a trepar, logré llegar hasta él
Y le arranqué de cuajo la nariz
Volví a mirar el cartel
Vi que rezaba «ilusión»
Pero allí lo ilusionante fue que no tenía bastante
Y le arranque aquella sonrisa también
Dije: «¿Inspira esto ilusión?
Porque a mí me inspira muerte»
Y en dos minutos, y a la vez, llegaron Policía y Guardia Civil
Se enzarzaron entre ellos, yo aproveché para huir
Y mis ropas hechas jirones apestaban a muerte y destrucción
Pensé tendría que hacer algo para apartar de mí este olor
Fui hasta la vida alegre
Llegué y me dijo Isa que la vida allí no tiene prisa por terminar
Y cantó por Lucha Villa que pa’que nos vamos a lamentar
Si total lo que no saben ellos es que está de nuestra parte la mar
Y aunque allí también huela algo a Muerte,
podríamos llegar a expropiar
Un día el Cruz de Regatas
Y en un impulso vital sentí la necesidad
De ir a bañarme a la Cantábrica
Llamar a Luco y a Juan
Y hacer lo que nos divierte
Después cruzar las siete esquinas y llegar a Zarracina
Y tal vez coger cuarto y mitad
Porque si me pongo bien
No me acuerdo de la muerte
(No me acuerdo de la muerte)
Y solo un rato después logré volver a dormir
Soñé que el mundo era otro lugar
Yo entraba en un chalet
Y percibía el hedor y vi
Un cuerpo hinchado y flotando boca abajo en la piscina
Creo que era Miguel Bosé
Y unos metros más allá, Víctor y Ana mirando
Y empapado en sudor desperté de aquel horror
Y sin embargo creía sentir
Que algo cambió por aquí
Tal vez sería nuestra suerte y volví
A cruzar las siete esquinas y llegué hasta Zarracina
Cogeremos otro cuarto más
No ves que me pongo bien y me olvido de la muerte
Ahora no sé si esto lo soñé o fue del todo real
Hay quién me llama tímido, hay quien me dice imbécil social
Da igual, lo que tengo claro es que este viaje esta tocando a su fin
Y así me fui vagabundeando igual que si fuera un perrín
Abandonado en la calle
Subí al cerro y miré, aquello empezaba a arder
Y me sentí algo así como feliz
Ya puedo echar a rodar
Es hora de marcharse
Me despeñé en tres piruetas por el cerro hacia mi meta
Que no era otra cosa que la mar
¿Sabéis como es el final?
Es como un desparramarse
(Como un desparramarse)”.

 

EL ORIGINAL

 

BLAZE FOLEY: Clay Pigeons

 

Tal y como nos propone Carlos Catana, “La vida manca” de Nacho Vegas recuerda a “Clay Pigeons” de Blaze Foley, canción que se editó en la casete Live at the Austin Outhouse (…And Not There) en 1989 por la compañía discográfica Outhouse Records.

 

Diez años más tarde, la canción aparecería por primera vez en un disco compacto, en esta ocasión bajo el título de Live at the Austin Outhouse y publicada por Lost Art Records. En el año 2020 aparecía por primera vez en vinilo por el sello Light in the Attic.

 

La canción fue registrada por su amigo John Casner en las dos últimas noches que Foley apareció en directo en el local Outhouse de Austin, pocos días antes de morir. De “Clay Pigeons” haría una versión John Prine en su álbum Fair & Square de 2005.

 

Esta sería la traducción de su letra:

“Voy a la estación de autobuses
a comprar un billete de viaje
encontrar en el asiento a una señora gorda
con dos o tres hijos y sentarme
viajar hasta que el sol salga y se ponga
sobre mí al menos dos o tres veces
fumar cigarrillos en el asiento de atrás,
ocultar mi tristeza de las demás personas
y llevarme bien con todo
ir a lugares donde la gente se habla de usted
cantar una canción con un amigo
cambiar la forma en la que estoy metido,
para luego regresar al juego
y volver a jugar de nuevo.

Me gustaría quedarme,
pero debo irme otra vez
quizá vaya al sur de Texas
o algún sitio al que no haya ido antes
levantarme de mañana y salir de noche
no tener necesidad de regresar a casa
habituarme a estar solo
cambiar las palabras de esta canción
y volver a cantar otra vez.

Estoy cansado de buscar respuestas
a preguntas que ya conozco
construiré un castillo de recuerdos
solo para tener un lugar adonde ir
contaré los días y las noches que quedan
para volver a sentarme en ese asiento
alimentaré a las palomas con algo de arcilla
convertiré la noche en día
volveré a hablar hasta que sepa qué decir”.

 

¿Crees que se parecen?
[Total: 1 Media: 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.