SONDRE LERCHE: Now She Sleeps Beside Me – LEONARD COHEN: Suzanne

LA POSIBLE COPIA

 

SONDRE LERCHE: Now She Sleeps Beside Me

 

“Now She Sleeps Beside Me” es una canción del cantante, músico y compositor Sondre Lerche, incluida en su álbum Avatars of Love, traducible como Avatares del Amor, un álbum doble de catorce temas, publicado el 1 de abril de 2022 a través de la compañía discográfica PLZ/InGrooves.

 

El disco cuenta con distintos colaboradores, como la también noruega Aurora en la canción “Alone in the Night” u otros invitados especiales Rodrigo Alarcon, Ana Müller, Felica Douglass (Dirty Projectors), CHAL y Mary Lattimore.

 

Todas las canciones fueron arregladas por el artista y masterizadas por Jørgen Træen en Dupergrotten, Bergen, Noruega. Según manifestó el propio Lerche, se trata del “disco más grande y complejo que he hecho, pero también el más fácil, natural y liberador”.

 

Entre los adelantos que fue compartiendo del disco se encuentra “Cut”, “Turns Out I’m Sentimental After All” o la mencionada “Alone in the Night”, así como el corte titular, publicado oficialmente en el Día de San Valentín por su componente romántico.

 

Esta sería la traducción de su letra:

“Ahora ella duerme a mi lado,
en un exuberante castillo con dosel
Estábamos turnándonos para exhalar
Dos cuerpos exhaustos agitándose
Solo un minuto antes de este momento
Ahora no puedo soportar la idea de ir a casa

Ahora ella duerme a mi lado
Soy un visitante últimamente
Estábamos en un poema, oscuramente iluminado
En un secreto que no pudimos dejar
Un minuto antes de este momento
Ahora me pregunto si alguna vez me dejará quedarme

Ahora ella duerme a mi lado
Una noche oscura de miradas robadas
Estábamos mezclándonos con nuestras coartadas,
y esperando que no las necesitemos
Solo me pregunto si llegaré más allá
un mero minuto antes de que este momento también se haya ido

Ahora ella duerme a mi lado
y hago mi mejor esfuerzo para dejarla ser
Un mundo descansa sobre sus hombros.
Su gente necesita su amabilidad.
Solo un minuto antes de este momento
ella me estaba sirviendo una taza sin fin

Ahora ella duerme a mi lado
O tal vez solo está fingiendo
Dos criaturas salvajes performativas
Estábamos colgando en la balanza
Solo un minuto antes de este momento
Ahora es obvio que me han lanzado un hechizo

Ahora ella duerme a mi lado
Un lanzallamas pálido escondido
Soy un hombre nuevo cada vez que nos encontramos
Salto a casa, el amanecer a mis pies
Nuestra virtud es ser discretos
Aunque conocemos cada momento

Ahora ella duerme a mi lado
Ella solo me hizo olvidar todo lo que hui cuando me invitó
Sus labios ansiaban confiar en mí
Ella es morbosa y divertida
Su corazón debe latir indirectamente a través de mí

Ahora ella duerme a mi lado
Nos hemos desviado una docena de veces
al borde de fantasear
Cuando ella despierte estamos destinados
A convertirnos en amantes de los sueños del pasado
o abraza el fuego y levántate de la ceniza

Ahora ella duerme a mi lado
Aunque ella está durmiendo al lado de otra persona
Ella sufre de manera silenciosa
Y apenas he dormido durante días
Pero tal vez solo estamos destinados a ser
el poema inacabado susurrado en nuestro sueño”.

 

EL ORIGINAL

 

LEONARD COHEN: Suzanne

 

“Now She Sleeps Beside Me” de Sondre Lerche recuerda a “Suzanne”, una canción del poeta, escritor y músico canadiense Leonard Cohen que tiene su origen en el poema “Suzanne Takes You Down” que este incluyera en su libro de poemas Parásitos del cielo de 1966, al igual que otras canciones de su debut en disco, Songs of Leonard Cohen, de 1967. A pesar de haberla compuesto él, Judy Collins fue la primera en grabarla, apareciendo en su disco de 1966 In My Life.

 

En las notas del álbum de 1975 Greatest Hits, Leonard Cohen explicó el origen de la canción: “La compuse en 1966. Suzanne tenía unas habitaciones en el muelle de Montreal. Todo sucedió tal y como lo cuento. Ella era la esposa de un hombre que conocía. Su hospitalidad era impecable”.

 

En una entrevista en la BBC en 1994, Cohen aportó más datos: “Empecé con la canción y el patrón de acordes se desarrolló antes de que el nombre de una mujer entrase en la canción. Yo sabía que era una canción acerca de Montreal, que parecía salir de ese paisaje que fue el puerto y la iglesia de los marineros, llamada Notre Dame de Bon Secour, que se sitúa sobre el río, por lo que la canción vino de esa visión, desde ese punto de vista del río. En un momento dado, me encontré con Suzanne Vaillancourt, que era la esposa de un amigo mío, que eran una pareja impresionante en Montreal en ese momento, físicamente impresionante, un hombre y una mujer guapos. Todos los hombres estaban enamorados de Suzanne Vaillancourt y todas las mujeres estaban enamoradas de Armand Vaillancourt. Pero no había… bueno, lo había pensado, pero no había ninguna posibilidad, no me permitiría a mí mismo pensar en seducir a la esposa de Armand Vaillancourt.

 

Primero, era un amigo, y, en segundo lugar, como una pareja que era inviolable no debe uno inmiscuirse en ese tipo de gloria compartida. Me encontré con ella una noche y ella me invitó a su casa cerca del río. Tenía un loft, aunque en aquel momento la palabra no se utilizaba. Tenía un espacio en un almacén, y ella me invitó abajo, y me fui con ella. Me sirvió té Constant Comment, que tiene pequeños trozos de mandarinas en él. Y los barcos iban pasando, y toqué su cuerpo perfecto con mi mente, porque no había otra posibilidad. No había otra forma de que pudiera tocar su cuerpo perfecto en esas circunstancias. Así que ella me dio el nombre para la canción”.

 

En 2006, la Canadian Broadcasting Company (CBC) encontró a Suzanne Verdal, la mujer que había inspirado la canción. Ella era una bailarina que había viajado por todo el mundo, pero en los años 90 se rompió la espalda y cuando la encontraron estaba viviendo en una caravana en Venice Beach. Ella reveló que Cohen había perdido contacto con ella en el momento en que grabó la canción. De todas formas, volvieron a encontrarse en dos ocasiones. La primera, mientras Cohen actuaba en Minnesota en los años 70. El cantante la vio, y al final del concierto se acercó a ella y le dijo: “Me regalaste una hermosa canción, chica”.

 

La segunda vez fue en una plaza del viejo puerto de Montreal, cuando ella, ya muy degradada físicamente, estaba bailando a cambio de unas monedas. En ese mismo momento, el propio Cohen se paseaba por la plaza. Ella lo reconoció entre la multitud y lo saludó aunque, según Verdal, Leonard Cohen, pese a reconocerla, la ignoró completamente.

 

En la entrevista con la CBC, Verdal dio más claves sobre la canción que lleva su nombre: “No se trataba de hacer el amor. Era saber que estábamos irresistiblemente atraídos el uno al otro, y que teníamos que lidiar con esto, con nuestros cuerpos, con nuestros corazones, almas y mentes, y que se trataba de un apetito urgente. Yo fui quien puso los límites debido a que Leonard es en realidad un hombre muy sexual, muy atractivo y muy carismático. Yo me sentía muy atraída por él, pero de alguna manera no quería estropear esa preciosidad, el respeto infinito que tenía por él, nuestra relación, y sentí que un encuentro sexual podría estropearlo de alguna manera. Esa preciosa relación produjo una gran obra de arte”.

 

Dos años después, el 13 de diciembre de 2008, Suzanne Verdal habló también para el diario The Guardian: “Leonard era un amigo de mi marido, Armand. Todos frecuentábamos los mismos lugares en Montreal, como Le Bistro o Le Vieux Moulin, que era el lugar para bailar jazz. Jerséis negros de cuello alto, humo, poetas beatniks… era la atmósfera bohemia de los años 60. Leonard pasaba horas en el Bistro. Era bastante mayor que yo, pero me vio emerger como una colegiala, trabajando en tres empleos para pagarme mis clases de baile. En 1965 me había separado de Armand y estaba viviendo con nuestra hija. Leonard venía y yo le serviría té de jazmín con mandarinas, y encendía velas. Suena como una sesión de espiritismo pero, obviamente, Leonard conservó esas imágenes también.

 

Yo vivía en una casa especial, vieja, de caoba y vidrios de colores. Me encantaba el olor del río y los trenes de mercancías y los barcos pasando. Era puro romanticismo desde mi ventana. Leonard fue un mentor para mí. Caminábamos juntos y ni siquiera teníamos que hablar. El sonido de sus botas y mis tacones juntos producía algo extraño, con pasos sincronizados. Él lo sentía, yo lo sentía, y nos sonreíamos el uno al otro. Nunca fuimos amantes, sino a un nivel muy profundo. Tuve la oportunidad más de una vez, pero yo respetaba su trabajo y lo que él representaba, así que no quería estropearlo. ¡Además, Leonard es un hombre muy sexual! Él es muy atractivo para las mujeres y yo no quería ser sólo una más.

 

Me marché de Montreal a los Estados Unidos en 1968 y cuando volví la gente decía: “¿Has oído la canción que Leonard ha escrito sobre ti?” Ni en mis sueños más salvajes imaginé que iba a ser tan conocida. Me sentí halagada, pero también sentí una invasión de la privacidad. Después de eso, las cosas cambiaron de rumbo. Me mantuve fiel a los años 60. Él se convirtió en ese icono pop grande y ya no volvió a ser accesible. Me dolió. La canción es agridulce para mí. A veces estoy en un restaurante, la escucho y todo eso me supera”.

 

Esta sería su letra traducida:

“Suzanne te hace bajar a su refugio junto al río
Puedes oír como pasan los barcos
Puedes pasar la noche junto a ella
Y sabes que está medio loca
Pero por eso quieres estar allí

Te ofrece té y naranjas
Que vienen desde China
Y justo cuando vas a decirle
Que no tienes amor para darle
Te coge y mece en sus brazos
Dejando que sea el río que conteste
Que siempre has sido su amante.

Y quieres viajar con ella,
Quieres viajar a ciegas,
Y sabes que confiará en ti
Porque has tocado su cuerpo perfecto con tu mente.

Y Jesús era un marinero
Cuando caminaba sobre las aguas
Y pasó mucho tiempo observando
Desde su solitaria torre de madera
Y cuando supo con certeza
Que solo los ahogados podían verle
Dijo: “Todos los hombres serán marineros
Hasta que el mar los libere”
Pero él mismo estaba roto
Mucho antes de que el cielo se abriera
Abandonado, casi humano
Se hundió bajo tu sabiduría como una piedra.

Y quieres viajar con él
Y quieres viajar a ciegas
Y sabes que deberías confiar en él
Porque él ha tocado su cuerpo perfecto con su mente.

Ahora Suzanne coge tu mano
Y te conduce hacia el río
Lleva pieles y trapos
Sacados de la ventanilla del Ejército de Salvación
Y el sol cae como la miel
Sobre nuestra dama de la bahía
Y te muestra dónde has de mirar
Entre la basura y las flores

Hay héroes entre las algas
Hay niños en la mañana
Que se inclinan hacia el amor
Y lo harán así para siempre
Mientras Suzanne sostenga el espejo.

Y quieres viajar con ella
Y quieres viajar a ciegas
Y sabes que puedes confiar en ella
Porque ella ha tocado tu cuerpo perfecto con su mente”.

 

¿Crees que se parecen?
[Total: 1 Media: 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.