THE SONICS: Don’t Believe in Christmas – CHUCK BERRY: Too Much Monkey Business

LA POSIBLE COPIA

 

THE SONICS: Don’t Believe in Christmas

 

“Don’t Believe in Christmas” es una canción del grupo de garage norteamericano The Sonics, grabada y editada en 1965 por el sello Etiquette en un single compartido con The Wailers, que aportó la canción “Christmas Spirit”.

 

Estas canciones fueron registradas cuando se juntaron tres bandas del Noreste estadounidense (The Sonics, The Fabulous Wailers y The Galaxies) con la idea de hacer algo especial para celebrar las Navidades de 1965, idea que se concretó en el recopilatorio de 1965 titulado Merry Christmas.

 

Del mismo se extrajo un single compartido entre The Sonics y The Fabulous Wailers con los temas ya comentados. Aquel disco de corta tirada pasó prácticamente desapercibido, hasta que en 1997 se reeditó como single incluyendo para la ocasión dos temas de The Sonics: «Don’t Believe in Christmas» y «Santa Claus».

 

Las canciones fueron compuestas cuando su sello discográfico, Etiquette Records, les pidió a The Sonics que contribuyeran con dos canciones a ese álbum navideño que tenían pensado editar. Lo que sucedió es que les dieron solo un día para hacerlo.

 

El grupo se presentó en el estudio a la hora acordada pero no tenían ni idea de lo que iban a grabar. La banda no conocía ninguna canción navideña, pero sabían cómo inspirarse a partir de otros. Primero escribieron y grabaron «Don’t Believe in Christmas».

 

No obstante, todavía necesitaban otra canción para el álbum. Después de un breve descanso para almorzar, recordaron una canción del repertorio de otra banda de garage amiga, The Premiers, quienes habían tenido un éxito con la canción «Farmer John».

 

Era una canción que The Sonics tocaba todas las noches porque le gustaba a su público. Se pusieron a interpretarla en el estudio y el cantante Gerry Roslie empezó a cantar “Santa Claus” en lugar de “Farmer John”, todo hecho en una toma, rematando su contribución al disco.

 

EL ORIGINAL

 

CHUCK BERRY: Too Much Monkey Business

 

Tal y como nos indica José María Caamaño, “Don’t Believe in Christmas” de The Sonics recuerda a “Too Much Monkey Business”, canción escrita e interpretada por Chuck Berry que fue lanzada como su quinto single en septiembre de 1956 por Chess Records.

 

Según declaró en su día el saxofonista de The Sonics, Bob Lind, “Nos encantaba The Kinks, y habíamos hecho de teloneros para ellos en un montón de conciertos en el noroeste. Así que Gerry [Roslie, el cantante de The Sonics] tomó un par de hojas de papel de la máquina de escribir y entró en el estudio.

 

Se puso unos auriculares y lo que hizo Gerry con “Don’t Believe in Christmas” fue tomar la canción de The Kinks, “Too Much Monkey Business” [que es realmente de Chuck Berry] y poner una letra por encima cantando “Don’t Believe in Christmas”.

 

El grupo aceleró la melodía y Roslie escribió la letra sobre unas navidades borrachas. «Me quedé despierto hasta tarde de noche para ver a Santa Claus, ¿verdad? / Efectivamente, ¿sabes? El chico gordo no apareció / La razón por la que la nariz [de Rudolph] brilla / es que Santa le dio alcohol ilegal».

 

“Too Much Monkey Business” apareció también como el tercer corte del primer LP en solitario de Chuck Berry. En su letra hablaba de la frustración que sentía porque el teléfono público no le había dado la vuelta del dinero no gastado en una llamada telefónica. Según señaló Berry en su autobiografía, se trataba de dar voz a los problemas que encuentra el hombre común en su vida diaria.

 

Esta canción ha contado con versiones de, entre otros, The Beatles, The Hollies, The Kinks, The Yardbirds, Eric Clapton, Steve Forbert, Dion, Jeff Beck, The Animals, Steve Winwood, Cream, Bruce Hornsby, Leon Russell, The Presidents of the United States of America, Sleepy LaBeef, Wishbone Ash, Rocky Sharpe and the Replays o Jerry Lee Lewis con Carl Perkins y Johnny Cash, además de Elvis Presley.

 

Esta sería la traducción de su letra:

“Corriendo de un lado a otro trabajando duro en el molino.
Nunca fallé en el correo, sí, pero llega otra factura
Demasiados asuntos molestos, demasiados asuntos molestos.
¡Demasiados asuntos molestos para que yo participe!

Un vendedor hablando conmigo, tratando de llevarme a un arroyo.
Dice que puedo comprar ahora, lo intenta, me puedes pagar la próxima semana, ¡ah!
Demasiados asuntos molestos, demasiados asuntos molestos.
¡Demasiados asuntos molestos para que yo participe!

Una rubia de buena apariencia, tratando de engancharme.
Quiere que me case, consiga un hogar, que me asiente, ¡que escriba un libro!
Demasiados asuntos molestos, demasiados asuntos molestos.
¡Demasiados asuntos molestos para que yo participe!

Lo mismo todos los días: levantarse, ir a la escuela.
No sirve mi queja, no hacen caso a mi objeción, ¡ah!
Demasiados asuntos molestos, demasiados asuntos molestos.
¡Demasiados asuntos molestos para que yo participe!

El teléfono, algo va mal, los centavos se van
Debo demandar a la operadora por contarme un cuento – ¡ah!
Demasiados asuntos molestos, demasiados asuntos molestos.
¡Demasiados asuntos molestos para que yo participe!

He estado en Yokohama, he estado luchando en la guerra.
Litera del ejército, comida del ejército, ropa del ejército, vehículo del ejército, ¡ah!
Demasiados asuntos molestos, demasiados asuntos molestos.
¡Demasiados asuntos molestos para que yo participe!

Trabajando en la gasolinera, demasiadas tareas.
Limpia las ventanas, revisa las ruedas, repasa el aceite, gasolina por dólares
Demasiados asuntos molestos, demasiados asuntos molestos.
No quiero tu molestia, aléjate, ¡déjame!
¡Demasiados asuntos molestos para mí!”

 

¿Crees que se parecen?
[Total: 1 Media: 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.