Índice alfabético

JOAN MANUEL SERRAT: Mediterráneo – JACQUES BREL: Ces gens-lá

LA POSIBLE COPIA

 

JOAN MANUEL SERRAT: Qué va a ser de ti

 

“Mediterráneo” es una canción compuesta por el músico Joan Manuel Serrat para su cuarto álbum en castellano del mismo título, publicado en 1971. El disco fue compuesto en lugares como Calella de Palafrugell (Girona), Fuenterrabía (Guipúzcoa) y Cala d’Or (Mallorca), “siempre junto al mar”, como explicaría después.

 

Este es el texto que publicó en la revista Rolling Stone Juan A. Carbajo en noviembre de 2006 sobre la gestación de este clásico muy influido, según su propio autor, por el jazzistico “Take Five” de Dave Brubeck:

 

“Hemos venido a comunicarle el veredicto de la encuesta que Rolling Stone ha hecho entre artistas y especialistas: “Mediterráneo”, la mejor canción de la historia de la música española…

¿Le parece que lo es?
– “Mediterráneo” lo que es realmente es una canción muy querida por la gente y que forma parte de la memoria sentimental de varias generaciones. Ya salió elegida en una votación popular que se hizo hace dos años [por TVE] y resulta que la gente más especializada cae ahora en el mismo pecado. Bueno, algo tendrá el agua cuando la bendicen, pero si yo tuviera que elegir una canción elegiría otra. No se me ocurriría elegir una canción mía.

¿Y cuál habría elegido?[Serrat fue uno de los pocos artistas que declinó la invitación de Rolling Stone para votar]
– Es que eso me costaría mucha reflexión y muchas horas. Primero tendría que hacer una lista muy extensa y luego iría eliminándolas hasta dejar sólo una y seguramente lo que me quedaría, por encima de todo, serían muchas dudas.

¿Lo considera al menos su mejor tema?
– Tampoco. Porque yo no veo las trescientas y pico canciones que he podido escribir, o que están publicadas, de una manera competitiva entre ellas. Cada una de ellas es complementaria de otra. Aunque sin duda hay temas que tienen más éxito y, bueno, canciones de las que quedas más satisfecho. Y eso sí, cuando toco en un concierto alguna de esas canciones de las que yo estoy muy satisfecho nunca me encuentro con un vacío de complicidad entre el público. Todas han gustado.

¿Por qué se grabó en Milán?
– Yo creo que íbamos a Milán por una cuestión de blanqueo de dinero de Zafiro [la compañía que distribuía sus discos en castellano]. A ellos les convenía. Digo creo: no quiero un proceso por calumnias. La gente también se iba a grabar a Londres. Parecía entonces que todo lo de fuera era mejor cuando la mayor parte era humo. Pero también la gente elige un estudio por otras cosas, por el técnico, la comodidad… Era como la época de los estudios en el campo, ¡menuda gilipollez! La gente se encerraba allí un mes para emborracharse y agarrarse pedales como pianos.

¿Grabó algún disco en uno de esos estudios-taberna?
– No, pero he asistido a varias historias de éstas. Hablo con conocimiento de causa.

Cuentan que corrió el whisky en el estudio durante la grabación de ‘Mediterráneo’ y que los grupos que ocupaban el estudio detrás terminaban las botellas que ustedes dejaban a medias.
– Ése no fui yo. Yo nunca me he divertido mucho en los estudios, quizá por mi empecinamiento en pensar que siempre se pueden hacer las cosas algo mejor. Por eso he tratado de pasar en ellos el menor tiempo posible. En Milán, además, no había más remedio. Había que hacer todo en cinco días, grabar las bases, las cuerdas, la voz y mezclar. Se contrataba el estudio sólo por una semana”.

 

Por su parte, en 2010, en una entrevista con El País, Serrat reconoció que la canción había surgido en México:
“Estaba en México, llevaba semanas en el interior. Soñaba, literalmente con él. Agarré el coche y me fui a un lago, aunque sólo fuera por hacerme a la idea del mar que yo añoraba. Es en esos casos cuando me doy cuenta de que para mí, el mar, y concretamente el Mediterráneo es una identidad: una identidad feliz”.

 

Esta es su letra:

“Quizás porque mi niñez
Sigue jugando en tu playa
Y escondido tras las cañas
Duerme mi primer amor
Llevo tu luz y tu olor
Por dondequiera que vaya
Y amontonado en tu arena
Guardo amor, juegos y penas

Yo, que en la piel tengo el sabor
Amargo del llanto eterno
Que han vertido en ti cien pueblos
De Algeciras a Estambul
Para que pintes de azul
Sus largas noches de invierno
A fuerza de desventuras
Tu alma es profunda y oscura

A tus atardeceres rojos
Se acostumbraron mis ojos
Como el recodo al camino
Soy cantor, soy embustero
Me gusta el juego y el vino
Tengo alma de marinero

Qué le voy a hacer, si yo
Nací en el Mediterráneo
Nací en el Mediterráneo

Y te acercas, y te vas
Después de besar mi aldea
Jugando con la marea
Te vas, pensando en volver
Eres como una mujer
Perfumadita de brea
Que se añora y que se quiere
Que se conoce y se teme

Ay, si un día para mi mal
Viene a buscarme la parca
Empujad al mar mi barca
Con un levante otoñal
Y dejad que el temporal
Desguace sus alas blancas
Y a mí enterradme sin duelo
Entre la playa y el cielo

En la ladera de un monte
Más alto que el horizonte
Quiero tener buena vista
Mi cuerpo será camino
Le daré verde a los pinos
Y amarillo a la genista

Cerca del mar, porque yo
Nací en el Mediterráneo
Nací en el Mediterráneo
Nací en el Mediterráneo”.

 

EL ORIGINAL

 

JACQUES BREL: Ces gens-lá

 

Flix señala, en el apartado de esta web destinado a proponer parecidos entre canciones, que “Mediterráneo” de Joan Manuel Serrat guarda un evidente parecido, aumentando la velocidad del tema, con “Ces gens-lá” de Jacques Brel.

 

Esta canción fue publicada por Jacques Brel dentro del álbum del mismo título lanzado por el sello discográfico Barclay en 1965. En ella Brel habla de una familia llena de vicios, de hipócritas, borrachos, maleducados, mujeres de moral discutible… Hacia el final, cuando el ritmo crece, menciona a Frida, el amor de su vida.

 

Esta sería la traducción de su letra:

“Primero, primero está el más viejo
Ese que parece un melón
El que tiene una gran nariz
Ese que no sabe ni cómo se llama, señor
De tanto que bebe
De tanto que ha bebido
Que no hace nada con sus diez dedos
Pero que ya no puede más
Él, que está completamente cocido
Que se toma por el rey
Que se emborracha todas las noches
Con mal vino
Pero nos lo encontramos por la mañana
En la iglesia dormitando
Tieso como una estaca
Blanco como un cirio de Pascua
Y balbucea
Y que tiene un ojo que divaga…
Debo decirle, señor
Que en casa de esa gente
No se piensa, señor
No se piensa
¡se reza!

Y luego está el otro
El de las zanahorias en el pelo
Que jamás ha visto un peine
Que es un mal bicho
Que incluso daría felizmente
Su camisa a la gente pobre
Que se casó con la Denise
Una chica de la ciudad
En fin, de otra ciudad
Y que aún no ha terminado
Que hace pequeños negocios
Con su pequeño sombrero
Con su pequeño abrigo
Con su pequeño coche
Que le gustaría mucho tener buena pinta
Pero que no tiene pinta de nada
No hay que aparentar ser rico
¡Cuando no se tiene dinero!
Debo decirle, señor
Que en casa de esa gente
No se vive, señor
No se vive
¡Se aparenta!

Y luego, están los otros…
La madre, que no dice nada
O dice cualquier cosa
Y de la noche a la mañana
Con su buena pinta de apóstol
Y en su marco de madera
Está el bigote del padre
Que murió de un resbalón
Y que observa a su rebaño
Soplar la sopa fría
¡Y se escuchan grandes schlurrp
Y se escuchan grandes schlurrp!
Y después está la más vieja
Que aún no ha terminado de vibrar
Y que esperan que reviente
Pues es quien tiene la pasta
Y nadie siquiera escucha
Lo que sus pobres manos cuentan…
Debo decirle, señor
Que en casa de esa gente
No se habla, señor
No se habla
¡se cuenta!

Y luego, y luego, y luego
Está Frida
Que es bella como un sol
¡Y que me ama tanto
Como yo amo a Frida!
Aunque nos digamos a menudo
Que tendremos una casa
Con muchas ventanas
Casi sin paredes
Y que viviremos allí
Y que se estará bien
Y que si no es seguro
es, al menos, posible
¡Porque los otros no quieren
Porque los demás no quieren!
A los otros les gusta decir
Que ella es demasiado buena para mí
Que yo sólo soy bueno
Para despellejar gatos
Yo, que nunca he matado gatos
O, quizá, hace mucho tiempo
O bien, ya lo he olvidado
O ellos estaban malos…
En fin, ellos no quieren…
No quieren…
A veces, cuando nos vemos
Simulando que no ha sido adrede
Con sus ojos húmedos
Dice que se irá
Dice que me seguirá
Entonces por un instante
Sólo por un instante
Entonces yo la creo, señor
Por un instante
Sólo por un instante
Porque, de esa gente, señor
¡Nadie se marcha!
Nadie se marcha, señor
Nadie se marcha…

Pero es tarde, señor
He de volver a casa”.

 

JOAN MANUEL SERRAT: Mediterráneo – JACQUES BREL: Ces gens-lá
4 (80%) 1 vote

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>