HERMAN DÜNE: O Sweet Thursday – LOU REED: Walk on the Wild Side

HERMAN DÜNE: O Sweet Thursday – LOU REED: Walk on the Wild Side

LA POSIBLE COPIA

HERMAN DÜNE: O Sweet Thursday

“O Sweet Thursday” es una canción del grupo Herman Düne, incluida en su álbum The Portabale Herman Dune Vol. 3, publicado el 19 de mayo de 2023 por la compañía discográfica Yaya Tova, y en el que se recogen interpretaciones de canciones anteriores de su discografía.

En este caso, la canción había aparecido ya en el álbum Sweet Thursday editado en 2018 por Yaya Tova con el título de “Oh Sweet Thursday”. Era el primer trabajo de Herman Düne (o sea, de David Ivar, la persona detrás de la banda) desde la edición en 2013 del disco Marriage a Mendoza.

Lo que había pasado en esos cinco años de ausencia en los que ni Herman Düne ni su proyecto paralelo Black Ya-Ya habían editado nada es que se había retirado en busca de un nuevo hogar lejos de Francia, más concretamente San Pedro, en la soleada California, trabajando en sus dibujos y recorriendo el Estado en un viejo Toyota de 1992.

Sweet Thursday compartía su título con una novela de John Steinbeck, la tercera en su trilogía Los arrabales de Cannery, ambientada en la costa de Monterey, y era en gran medida la inspiración de aquel disco, que se reflejaba también en la simplicidad y espiritualidad de sus nuevos vecinos.

Compuesto, grabado (en dos días) y diseñado casi todo por él, Ivar se acercaba más que en ocasiones anteriores a las raíces norteamericanas, con letras –tres con la palabra blues en su título–, que hablaban de los temores y preocupaciones que le acosaban como residente extranjero en una Administración nueva y nada favorable a los inmigrantes.

EL ORIGINAL

LOU REED: Walk on the Wild Side

Tal y como se puede comprobar al escuchar ambas canciones, “O Sweet Thursday” de Herman Düne recuerda a “Walk on the Wild Side” de Lou Reed, canción que este incluyó en su disco Transformer (1972). De hecho, más que un plagio casi se puede considerar un guiño.

Tras la disolución de The Velvet Underground, Lou Reed se vio obligado a volver al hogar paterno después de años de desenfreno en el Nueva York de Andy Warhol y su Factory y aceptar un trabajo en la firma de contabilidad de su padre. Pronto se cansó de ese trabajo de contable y, con la ayuda de David Bowie, se puso a grabar su segundo álbum en solitario, Transformer (1972).

El título de la canción es también el mismo de una atrevida película sobre lesbianismo, que había protagonizado Barbara Stanwyck en 1962. En este álbum Lou Reed incluiría algunos temas que habían sido encargados por su anterior mentor Andy Warhol para un musical basado en una novela de Nelson Algren A Walk on the Wild Side.

El musical nunca llegó a realizarse pero Reed puso el título para una de sus canciones que narraba en primera persona la historia y encuentros en el Nueva York de finales de los sesenta con las estrellas de The Factory (el estudio de Warhol) entre los que se encontraban Joe Dallesandro, Jackie Curtys, Joe Sugar o Candy Darling que quedaran inmortalizados en la historia del rock con la canción.

Joe Dallesandro fue el actor fetiche de las películas de Warhol que dirigía Paul Morrissey y un icono erótico gay. Protagonizó la trilogía Flesh en la que pasa buena parte del metraje desnudo. Candy Darling era una actriz transexual que protagonizó varias de las películas de Morrissey y moriría a consecuencia de la leucemia en 1974.

Por su parte, Holly Woodlawn era otra actriz transexual que aparecía en las películas de Warhol y que formó parte de su ‘factoría’. En cuanto a Jackie Curtis, era una drag queen y artista neoyorquina de la que Warhol dijo: “Es una pionera sin fronteras”. El último de estos personajes es Joe Campbell al que Lou Reed se refiere en la canción como ‘Sugar Plum Fairy’.

Todas las transgresiones posibles se daban cita en The Factory, transexualidad, drogas, sexo y una ruptura con las normas establecidas por la sociedad. De aquella época Lou Reed dijo que “fue un periodo muy divertido con un grupo de gente muy divertida haciendo el mismo tipo de cosas sin que ninguno realmente se conociera entre sí”.

De la famosa canción destacaba el contrabajo de Herbie Flowers en el inicio del tema y el saxo al final tocado por Ronie Ross que era el músico que había enseñado a tocar ese instrumento al productor del disco, el mismísimo David Bowie, y que le dio ese halo nocturno, misterioso y peligroso.

El tema ha tenido múltiples versiones como las que, entre otros, hicieron Albert Pla (en castellano), Robbie Williams, Sponge, Editors, Rhythms del Mundo, The Wiggles, The Strokes, Vanessa Paradis, Company B, Rolf Harris, U2 en directo (intercalada en medio de su canción “Bad” del disco The Unforgettable Fire), Herbie Mann, Paul Young, Kendra Morris, Pete Townshend, Pink Turtle, Moby, The Skids, Jesse Malin o Tok Tok Tok.

Esta sería la traducción de su letra:

“Holly vino de Miami, Florida.
Hizo autoestop cruzando USA.
Se depiló las cejas por el camino.
Se depiló sus piernas y entonces él, se convirtió en ella.
Dijo: “oye, cariño, date un paseo por el lado salvaje”.
Dijo: “oye, amor, date un paseo por el lado salvaje”.

Candy vino de fuera de la isla.
En el cuarto trasero, ella era el amor de todos.
Pero nunca perdió la cabeza,
incluso cuando la estaba chupando.
Dice: “oye, cariño, date un paseo por el lado salvaje”.
Dice: “oye, amor, date un paseo por el lado salvaje”.
Y las chicas de color dicen:

Doo doo doo…

El pequeño Joe nunca se dio por vencido.
Todo el mundo tenía que pagar y pagar.
Un trapicheo por aquí, otro por allá.
La ciudad de Nueva York es el lugar donde todos dice:
“oye, cariño, date un paseo por el lado salvaje”.
Dije: “oye, Joe, date un paseo por el lado salvaje”.

Sugar Plum Fairy vino y salió a la calle.
Buscando el alma, comida y un lugar para comer.
Fue al Apollo.
Deberías haberlo visto dándole, dándole, dándole.
Dicen: “oye, Sugar, date un paseo por el lado salvaje”.
Digo: “oye, amor, date un paseo por el lado salvaje, de acuerdo”. Huh.

Jackie simplemente está escapando.
Pensaba que podría ser James Dean por un día.
Entonces, supongo, debía haberse pegado la torta.
El Valium habría servido para amortiguar ese golpe.
Dijo: oye, cariño, date un paseo por el lado salvaje”.
Digo: “oye, amor, date un paseo por el lado salvaje”.
Y las chicas de color dicen:

Doo doo doo…”

¿Crees que se parecen?
[Total: 2 Media: 5]
(Visited 82 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *