THE EXPLORERS CLUB: Sweet Delights – B.J. THOMAS: Raindrops Keep Fallin’ on My Head

THE EXPLORERS CLUB: Sweet Delights – B.J. THOMAS: Raindrops Keep Fallin’ on My Head

LA POSIBLE COPIA

 

THE EXPLORERS CLUB: Sweet Delights

 

“Sweet Delights” es una canción de la banda The Explorers Club editada en su segundo álbum, Grand Hotel, publicado el 14 de febrero de 2012. Con anterioridad el sexteto de Carolina del Sur había publicado su debut, Freedom Wind, en 2008.

 

Según explicaba la propia formación cuando se editó el álbum, “Grand Hotel une a la banda con el productor/ingeniero de mezclas Mark Linett, conocido por su trabajo en las reediciones de Smile y Pet Sounds de The Beach Boys.

 

Las canciones recuerdan a los gustos de Herb Alpert tocando con bandas psicodélicas… La música de una película de James Bond… Roy Orbison, Burt Bacharach, discos de Neil Diamond… Los éxitos más optimistas de 4 Seasons o Grass Roots”.

 

El líder de la banda, Jason Brewer, traduce sin problemas su complejo lenguaje compositivo en canciones que recuerdan a las influencias que él mismo mencionaba. Y para dejar clara la deuda del álbum con el mencionado Alpert, su portada se inspiraba en gran medida en la de Whipped Cream and Other Delights, lanzado en 1965.

 

Esta sería la traducción de su letra:

“Estrella fugaz, un pozo de los deseos, y no muy lejos
De donde en el baile
es tan hermoso como un sueño
Pero puede que nunca parezca sin ti
que lo quiera sin ti

¿Qué hiciste en el cielo?
Un movimiento hermoso que comienza a pasar
es una preciosa vista
Es un sueño tan hermoso sobre ti
Sobre ti, todo sobre ti

Un beso de buenas noches, una apuesta de flores
Y dulces luces a la deriva en mi cabeza
Es una escena encantadora,
es un sueño tan hermoso.
Sobre ti, sobre ti, todo sobre ti”

 

EL ORIGINAL

 

B.J. THOMAS: Raindrops Keep Fallin’ on My Head

 

“Sweet Delights” de The Explorers Club recuerda bastante a «Raindrops Keep Fallin’ on My Head», tema del cantante estadounidense B.J. Thomas que fue lanzado como single el 21 de marzo de 1969 por la compañía discográfica Scepter Records.

 

El tema apareció en la banda sonora de la película Dos hombres y un destino, que fue dirigida por George Roy Hill en ese año. Compuesta por Hal David y Burt Bacharach, consiguió el Óscar a la mejor canción, siendo también premiada su banda sonora.

 

Burt Bacharach vio la película y, cuando llegó a la escena en la que aparece Paul Newman en bicicleta, se le empezaron a ocurrir varias melodías. Le vino a la mente la palabra “raindrops” (“gotas de lluvia”) y le pidió a Hal David que escribiera una letra sobre a esas gotas de lluvia que caen sobre la cabeza de una persona feliz.

 

Después de acabarla, contaron con Ray Stevens para cantarla, pero no les convenció. Luego llamaron a Bob Dylan, pero este se negó. Fue entonces cuando Dionne Warwick, amiga de B.J. Thomas (que en esos momentos contaba con el éxito «Hooked on a Feeling»), le propuso al cantante a Bacharach.

 

El problema es que Thomas estaba pasando por una laringitis, así que Bacharach tuvo que contar con un médico amigo para que le recetara unas medicinas que le ayudaran. Grabaron siete tomas, quedándose con la última a pesar de la voz ronca del cantante.

 

Esta sería la traducción de su letra:

“Las gotas de lluvia siguen cayendo sobre mi cabeza,
y justo como el tipo cuyos pies
son demasiado grandes para su cama,
nada parece encajar.
Esas gotas de lluvia siguen cayendo sobre mi cabeza,
siguen cayendo.

Así que simplemente, tuve una charla con el sol,
y le dije que no me gustaba la forma
en la que estaba haciendo las cosas,
durmiendo durante el trabajo,
esas gotas de lluvia están cayendo sobre mi cabeza,
siguen cayendo.

Pero hay una cosa que yo sé,
la tristeza que mandan a mi encuentro
no me derrotará,
no pasará mucho tiempo antes de que la felicidad
dé un paso adelante para saludarme.

Las gotas de lluvia sigue cayendo sobre mi cabeza,
pero eso no significa que mis ojos
se pongan pronto llorosos.
Llorar no es para mí,
porque nunca voy a parar la lluvia
quejándome.
Porque soy libre,
nada me preocupa.

No pasará mucho tiempo antes de que la felicidad
dé un paso adelante para saludarme.

Las gotas de lluvia sigue cayendo sobre mi cabeza,
pero eso no significa que mis ojos
se pongan pronto llorosos.
Llorar no es para mí,
porque nunca voy a parar la lluvia
quejándome.
Porque soy libre,
nada me preocupa”.

 

¿Crees que se parecen?
[Total: 2 Media: 5]
(Visited 119 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *